Mi esposa se pone a cuatro patas para el perro

Mi esposa es la tipa mas guarra del planeta, desde que hace zoofilia con el perro no hace otra cosa que follar con el animal, mi mujer se pone a cuatro patas para el perro y el chucho siempre la coge, en cuanto ver sus nalgotas desnudas y su coño humeante la mascota se lanza como un misil directo a su chocho para aporrearlo, el animal la penetra desde atrás, se encarama a su espalda, arañándola con sus pezuñas y cuando ha tomado la postura ideal comienza con el mete saca echándole un polvo de campeonato con el que mi esposa disfruta como una auténtica perra.

El perro se coge a mi mujer a perrito

Desde siempre mi pareja ha tenido la curiosidad de saber que se sentía al ser penetrada por un perro, y cuando lo probó ya no fue capaz de dejarlo, le encantó, y le sigue encantando hacer zoofilia con nuestra mascota, ella siempre observaba a los perros en celo follándose a las perritas, se quedaba con los ojos como platos y se le caía la baba deseando ser ella la que estuviera debajo del bicho, mi mujer sentía una envidia tremenda de las perras callejeras a los que los otros perros se cojian a perrito, estaba loca por probarlo y cuando lo hizo ya no pudo parar de hacerlo.

Veo a mi mujer hacer zoofilia y me excita

Al contrario de sentirme engañado o traicionado, cuando veo a mi mujer como hace zoofilia con animales, lo que siento es una gran excitación que no puedo soportar, en ese momento tengo que hacerme una paja mientras veo a mi esposa montárselo con un animal cuadrúpedo, me parece un poco surrealista ver a mi parienta desnuda y con una bestia peluda y de grandes orejas encima de ella y penetrándole un pedazo de polla colorada e hinchada en toda la panocha, el animal se corre dentro de mi mujer y ella llora a gritos de tanto placer como siente durante el orgasmo con el perro.